cansancio por astenia primaveral

Como paliar la astenia primaveral

¿Qué es la astenia primaveral? 

Seguro que llevas ya unos días notando un cansancio y una somnolencia diurna que no es típica en ti. Si es así, no te preocupes. Porque se trata de un cuadro clínico bastante típico y que lo sufre al menos la mitad de la población cuando pasamos del invierno a la primavera. En definitiva, lo que se conoce como un trastorno adaptativo.

Los síntomas que con mayor frecuencia se presentan son:

  • Cansancio y somnolencia durante el día
  • Irritabilidad
  • Falta de sueño o al menos dificultad para conciliarlo
  • Ansiedad
  • Pérdida de apetito
  • Cefaleas
  • Falta de motivación
  • Disminución de la libido
  • Problemas de concentración
  • Falta de energía

 

¿ Por qué ocurren esta serie síntomas?

Se dan principalmente por la coincidencia de una serie de factores ambientales cambiantes como son:

  • Aumento de las horas de luz.
  • El cambio horario (adelantar una hora el reloj).
  • El cambio de tiempo. Con la subida de las temperaturas y de la presión atmosférica.
  • La modificación de la rutina diaria como consecuencia de las anteriores (nos acostamos más tarde y empleamos más tiempo de ocio).

Todas estas circunstancias alteran los ritmos circadianos y la secreción de determinadas hormonas como: endorfinas, cortisol, melatonina, etc. induciendo al organismo a una modificación de los ritmos biológicos, que deben adaptarse a las nuevas condiciones ambientales. Consiste en despertar de un letargo invernal, marcado por las pocas horas de luz diurna y las bajas temperaturas.

 

¿ Se puede tratar la astenia primaveral?

No existe un tratamiento como tal que ayude a la desaparición de los síntomas, pero sí podemos minimizarlos si seguimos una serie de medidas como:

  • Anticiparse al cambio horario regulando la hora a la que nos acostamos y nos levantamos al nuevo horario de primavera.
  • Realizar ejercicio físico moderado al menos treinta minutos al día. Lo que favorecerá la desaparición del estrés y la conciliación del sueño.
  • Adaptar las horas de las comidas al nuevo horario y comer cinco veces al día evitando el consumo de alimentos y bebidas excitantes como el café.
  • Hidratarse correctamente y beber de dos a tres litros diarios de agua. Pues con el ascenso de temperatura, se suda más y necesitamos más líquidos para que el organismo funcione.
  • Mantener las rutinas del sueño con una estricta regularidad será fundamental: la astenia primaveral afecta a la secreción de melatonina – hormona del sueño- y puede causar alteraciones del sueño. De manera que este será menos reparador. Por lo que marcaremos unas horas fijas para acostarnos y para levantarnos de modo que durmamos al menos ocho horas todos los días.
  • Mantener una actitud positiva ayudará a sobrellevar la rutina diaria sin estrés e irritabilidad. Lo que puede influir muy negativamente en nuestra salud con la aparición de tensiones y sobrecargas musculares que nos dificulten más aún si cabe el día a día.

consejos para prevenir la astenia primaveral

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *