niño bebe durmiendo

Dime como duermes, y te diré como estás

Cada día son más las personas que sufren de insomnio y que se despiertan con la sensación de haber descansado poco o nada. Muchas de estas  personas padecen problemas del sueño, y muchas de ellas optan en el peor de los casos por tomar somníferos antes de acudir a fisioterapia o de realizar ejercicios de relajación.

¿Cuánto hace que no duermes como un bebé?

Aprovechando que hoy es el día internacional del sueño, no queríamos dejarlo pasar sin recordaros los beneficios que puede aportar la fisioterapia a la calidad del sueño, y cómo podéis mejorar vuestros problemas para dormir siguiendo estos sencillos pasos en vuestro día a día.

En primer lugar y lo más importante para obtener un sueño de calidad es llevar un estilo de vida saludable, evitando la ingesta de bebidas estimulantes y la realización de comidas copiosas antes de acostarnos.

También es importante establecer unas horas fijas para acostarnos y levantarnos, y en periodos vacacionales y fines de semana no alterar mucho dichas horas.

Se recomienda dormir entre siete y ocho horas para los adultos y entre nueve y diez para los niños.

Evitar dormir boca abajo e intentar mantener siempre una postura de lado o boca arriba mientras dormimos, ayudará a guardar las curvas fisiológicas de la columna vertebral y permitirá una buena ventilación respiratoria.

La realización de actividad física modera es imprescindible para obtener un sueño reparador por los beneficios, tanto físicos como emocionales, que generan la secreción de endorfinas producida durante y después del ejercicio físico.

Por lo que si eres una de esas personas a las que les cuesta conciliar el sueño y apenas realizas ejercicio aeróbico, te recomendamos que comiences a practicarlo cuanto antes.

Mediante la fisioterapia se pueden paliar y/o evitar muchos de los problemas que dificultan e impiden dormir de una forma regular y reparadora. Pues él o la fisioterapeuta a través de la aplicación de agentes físicos, el masaje relajante, la terapia manual, la relajación y  varias técnicas respiratorias, nos pueden ayudar en gran medida a recuperar esa sensación de “dormir como un bebé”.

masaje facial y cervical para ayudar a descansar mediante la relajación

Y por qué; os preguntaréis muchos. La respuesta está en que mediante la relajación que se obtiene por ejemplo con algunos de los masajes que aplicamos, favorecemos al sistema nervioso central a logar un estado de relajación corporal completa.

Con el masaje también evitamos los frecuentes dolores musculares causados por la tensión y el estrés del día a día, que al acostarnos y dejar el cuerpo en reposo se hacen más evidentes.

Y ante enfermedades respiratorias como el Asma, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), bronquitis y apnea del sueño; también podemos ayudar a obtener una mejor permeabilidad de las vías respiratorias que ayude a una mejor oxigenación durante la noche, favoreciendo igualmente la reparación celular y esa sensación de haber descansado plenamente.

Finalmente con las técnicas de relajación que empleamos en nuestros tratamientos de fisioterapia como es la técnica de relajación de Jacobson , también ayudaremos a despejar la mente de todos esos problemas e inquietudes laborales, familiares … que nos impiden dormir con naturalidad.

 

Ahora que conoces todo lo que debes y no debes hacer en tu día a día, ya no hay escusas para no dormir a pierna suelta!

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *