Dolor miofascial crónico o fibromiaglia

Fibromialgia

La fibromialgia es una de las patologías de tipo crónico que padecen muchas de nuestras pacientes. Y hablamos en femenino puesto que el síndrome de fatiga crónica o Fibromialgia (FM), es más prevalente entre las mujeres adultas, aunque también se puede dar en hombres, ancianos y niños.

El nombre de fibromialgia se deriva de “fibro”, o tejidos fibrosos (tendones y ligamentos), “mios”, o músculos y “algia”, que significa dolor.

¿QUÉ ES?

La fibromialgia consiste en una anomalía en la percepción de dolor, de manera que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son. Se trata de una percepción de dolor musculoesquelético generalizado y sensación dolorosa a la presión en unos puntos determinados (puntos dolorosos), junto con sensación de agotamiento profundo. El dolor es parecido al originado en las articulaciones, pero no se trata de una enfermedad articular.

El paciente con fibromialgia suele describir esta condición como ” me duele todo”. Y con frecuencia refiere variación del dolor en relación a la hora del día, el nivel de actividad, los cambios climáticos, la falta de sueño o el estrés.

 

¿CUÁL ES LA CAUSA O CAUSAS?

No se conoce la causa de esta alteración, pero se piensa en que hay muchos factores implicados. Hay personas que desarrollan la enfermedad sin causa aparente y en otras comienza después de procesos identificables como puede ser una infección bacteriana o vírica, un accidente de automóvil o  después de que otra enfermedad conocida limite la calidad de vida (artritis reumatoide, lupus eritematoso, etc.).

 

¿QUÉ SÍNTOMAS PRESENTA?

Además del dolor, la fibromialgia genera cansancio en el 90% de los pacientes, trastornos del sueño en el 70-80 % y ansiedad o depresión hasta en un 25%.

También es frecuente que estos pacientes encuentren:

– mala tolerancia al esfuerzo

– sensación matutina de rigidez generalizada

– sensación de inflamación difusa en manos y pies

– hormigueos que afectan a las manos y/o pies

-incremento de los dolores de cabeza o cara referidos por la musculatura de cuello y hombros

– disfunción en la articulación temporomandibular (ATM)

– problemas genitourinarios

– colon irritable o malestar abdominal

– sequedad en la boca y en los ojos.

– trastornos cognoscitivos

– desequilibrio

– hipersensibilidad sensorial a la luz, sonidos, toques y olores

 

¿CÓMO SE TRATA?

A pesar de que la enfermedad no tiene curación definitiva, el objetivo del tratamiento es mejorar la percepción de dolor y tratar los síntomas concomitantes, para conseguir una gran mejoría en la calidad de vida de estos pacientes.

Será imprescindible la realización de ejercicio físico suave diario y tratar las alteraciones psicológicas asociadas si las hay (ansiedad y depresión). Igualmente importante será acudir a tratamiento de fisioterapia para disminuir la sensación de dolor y cansancio muscular mediante la aplicación de terapias manuales y la educación sobre los mecanismos del dolor.

 

En el siguiente enlace podéis encontrar información más ampliada sobre la enfermedad y los tratamientos que se realizan:

https://inforeuma.com/wp-content/uploads/2015/09/debut.pdf

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *